Seguidores

20/4/11

La Primera Trinidad y el Encuentro de Los Opuestos.

                        

La primera trinidad y el encuentro de los opuestos:
(Por Kokul 'al Quetzalcóatl)


Todas las cosas en la naturaleza como en el cosmos obedecen a un orden. Cuando por alguna razón hay entropía (desorden) en un sistema, las cosas tienden en respuesta a buscar el equilibrio.

Es a través de los opuestos como se logra tal equilibrio. Los opuestos están regidos por el primer principio hermético universal, el de la DUALIDAD, que da origen a la ley de la polaridad. La totalidad se rige por la polaridad, para todo polo positivo hay un negativo, para todo blanco existe su opuesto el negro, para todo sentimiento positivo existe su negativo, para toda oscuridad existe la luz. Así pues tenemos que se debe guardar un equilibrio entre ambas polaridades.

Existen cuatro elementos ó energías que conforman la materia, cada uno con su DUAL (opuesto correspondiente): aire y tierra, agua y fuego.

Nuestro cuerpo en su totalidad está constituido por materia y energía y por ende de estos cuatro elementos. Así tenemos que nuestro cuerpo no solo está constituido por un cuerpo físico, sino que este es multidimensional habiendo un total de siete cuerpos, dentro de los cuales se encuentra el cuerpo álmico ó alma de cada persona.

El alma de cada ser humano está regida por estos principios opuestos ó leyes de la polaridad. Siempre que se habla del alma pensamos que es un ente individual, cuando en realidad no es así. El alma en su esencia es dual, es decir está constituida por dos elementos agua (sol azul) y fuego (sol rojo), los cuales se encuentran separados ó divididos el uno del otro.

Cuando el alma encarna en el cuerpo humano viene condenada a la separación. Una parte de nuestra alma (consciencia interna) se encuentra “desconectada” de su otra parte (consciencia externa), siendo esta ultima influenciada por el ego personalidad.

La personalidad se va formando de acuerdo a nuestra experiencia de vida y sistemas de creencias. Esta energía en alquimia está formada por azufre blanco (fuego blanco) y azogue blanco.

A lo largo de nuestra vida la consciencia externa, siempre lucha por encontrar el equilibrio entre ambas dualidades. La una y la otra siempre están en constante conflicto, ya que el alma “terrenal”, la que está expuesta al ego personalidad cree ser la personalidad, siendo esta tan solo un ropaje del verdadero ser. A medida que la mente interior se va limpiando ó despojando de todo el ropaje que traía puesto, disminuye el poder de la personalidad y va dejando entrar la luz (conciencia interna) que penetra desde el corazón y que la mente de las células decodifica ó interpreta para que poco a poco se vaya descubriendo en su esencia. Una vez que penetra la luz suficiente viene la búsqueda de la verdadera personalidad a través del gran viaje del alma. A este primer viaje del alma se le conoce como iniciaciones de misterios menores. Durante este tiempo el alma entra a un portal de ascensión que se caracteriza por la apertura de la fuente del corazón.

El azufre blanco que forma la personalidad se desprende del azogue blanco, para ir en busca de su complemento, en este caso es el mercurio azul. Este viaje termina en un punto de la espiral de ascensión en donde la fuente de fuego (fuente verde esmeralda) se derrama completamente.

Al ocurrir el derrame se lleva a cabo una enorme inversión de energía roja; esto es, la fuente de fuego esmeralda que viaja sobre la vertical se derrama sobre la laguna de fuego roja que yace sobre la horizontal haciendo que esta se derrame sobre la vertical. Esta inversión de energía ocurre en el punto final de la espiral en donde al juntarse ambas fuentes de fuego forman la Muerte en el alpha y el omega, indicando cambio de ciclo. El derrame de la fuente roja cae sobre la laguna de agua azul que se encuentra sobre la vertical. De esta manera el sol rojo que procede de la fuente de fuego se unge dentro del sol azul que pertenece a la laguna de agua azul para transmutarse. El resultado alquímico es el aire formando la trinidad. A este aire en UNIDAD se le conoce como el espíritu o real ser del iniciado y tiene la particularidad de ser Luz que sube sobre la vertical.

Sin embargo esta unión entre el sol rojo y el sol azul causa un desequilibrio en la psiquis dado que la nueva luz es percibida desde la vertical y no desde la horizontal (consciencia externa). No es hasta que el azufre blanco (padre blanco) atrapa al mercurio azul que la reacción alquímica se estabiliza.

A pesar de que la serpiente de viento o real ser, lleva mucha luz, esta solo lleva la luz de las dos fuentes de fuego y no así la de la fuente azul, dado que el padre blanco estabiliza al mercurio y con esto la trinidad. De esta manera la serpiente de viento se encuentra en trinidad llevando la energía de los cuatros elementos despertando al mago; es decir, al UNO. Por un lado el aire se encuentra presente en la serpiente de viento, la cual lleva en la UNIDAD al elemento agua que procede del sol azul y a su vez lleva implícito al fuego rojo, el cual se encuentra ungido dentro del sol azul. Por último tenemos al elemento tierra presente en el azufre blanco que forma parte del sol dorado (oros) haciendo pareja con el sol azul. Padre hijo y espíritu santo forman la trinidad del espíritu dentro de la UNIDAD.

En este viaje el fuego blanco, (espíritu santo masculino) es el encargado de las iniciaciones y de estabilizar la primera trinidad alquímica. Sin embargo este es tan solo el principio del recorrido iniciático, ya que para que la serpiente de viento se conecte con la luz que procede de ambas fuentes, (sol azul y sol rojo) se requiere de otras dos trinidades. Las tres trinidades alquímicas son las que hacen posible que el alma dual se encuentre conectada dentro del UNO, de manera que ambas partes permanezcan indivisibles en la UNIDAD del SER.
Kokul ‘al

Temas relacionados:
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate

KOKUL'AL QUETZALCOATL EL COMETAAVE ENVUELTA EN LLAMAS

Google+ Followers