Seguidores

25/10/11

El Nuevo Maná y La Consciencia Unificada de La Luz UNA.



El Nuevo Maná y La Consciencia Unificada de La Luz UNA.
(Por Kokul 'al Quetzalcóatl)




Cada 13000 años la cruz mundana se unifica con la cruz divina...esto quiere decir que cada 13000 años la rueda chica de ouraboros del microcosmos (serpiente blanco y negro) se unifica a la rueda grande de ouraboros del macrocosmos (dragón verde y rojo) a través de la rejilla interna y externa del planeta tierra.

Ambos ouraboros se entre lazan al centro de la Gran Cruz Cósmica formando un ocho que simboliza el tiempo infinito. Dentro de Ouraboros se encuentra el principio dual del UNO, quedando un solo Ouraboros que conecta lo de adentro con lo de afuera, lo de arriba con lo de abajo. Esto es un solo dragón o serpiente con dos cabezas que cierran un ciclo bajo el circulo del tiempo real, en la frecuencia unificada 13:20.




Cuando se unifican los dos ouraboros, es porque las energías del cosmos vienen a traer la semilla nueva a nivel ADN, cuyas dos hélices representan la dualidad del UNO. Ouraboros cósmico unifica la dualidad dentro del UNO Indivisible. En esta UNIDAD, ya no hay más separación entre mente y el real ser.

Ouraboros renueva lo viejo, lo imperfecto, para llevar la mente dual a la perfección del UNO dentro de la UNIDAD. Esto es a través de la TESIS., en donde la tesis es la luz, la consciencia Unificada en la Luz Una.

Ouraboros cósmico es el que trae la liberación de la antítesis, la liberación del ego personalidad (666), a través de la tesis (333), en donde el 333 es el nuevo maná. Maná significa en sanscrito MENTE. Pero esta mente permanece en la UNIDAD indivisible, no a la Unidad divisible (33). Por lo tanto la nueva semilla es consciencia pura de Luz.

El Nuevo maná es la mente unificada de dos semillas estelares dentro de las gónadas sexuales, pertenecientes a Venus del alba y Venus del atardecer. La nueva semilla estelar unifica la consciencia interna con la consciencia externa. Simbólicamente lo podemos representar dentro de la semilla negro y rojo del yin y el yang.





Durante muchísimos años la mente dominante del iniciado, fue la perteneciente a la semilla negro y blanco. Aunque esta semilla es luz, simboliza únicamente la conexión con Venus del alba., es decir la luz que procede de la consciencia interna. En la semilla negro y blanco la consciencia de unidad aun se encuentra separada de la consciencia externa. No hay conexión entre la alquimia perteneciente al maná (flamas alquímicas) del microcosmos o mundos internos y la alquimia perteneciente al maná del macrocosmos, procedente del universo.

El nuevo maná implica llegar a la reconexión del ADN original, significa volver a la fuente de origen a través de la espiral de la ascensión unificando las dos Venus en una sola consciencia de LUZ. El nuevo maná se refiere a la UNIDAD indivisible fuera de las dimensiones terrenales del inframundo.

La semilla blanco y negro pertenece a la división de la unidad que produce luz y sombra (antítesis). Mente y espíritu a pesar de estar en la unidad aun se encuentra dividida por las polaridades de los mundos medios que separan la trecena de la veintena. La semilla blanco y negro permanece enterrada en el inframundo de la Matrix, dentro de la rueda del karma.

La semilla blanco y negro es un logro de dos trinidades alquímicas (33), es la simiente de aquel que ha llegado al Cristo ungido en el nacimiento segundo. Sin embargo, la luz de la consciencia pertenece a Venus del alba, aun falta unificar Venus del atardecer. La trinidad alquímica faltante es el (333), que destruye la antítesis de la semilla negro y blanco, para generar la luz UNA de la tesis. En donde el principio dual del Uno, unifica los dos mundos, el mental y el espiritual. El 333 es la consciencia unificada en la luz UNA en la semilla negro y rojo.

Cada 13000 años, la doble hélice de ouraboros se entrelaza para conectar las dos Venus en una sola semilla estelar que unifica a la gente del amanecer (Venus del alba) con la gente del libro (Venus del atardecer).

Por un lado la gente del amanecer se guiaba por la estrella del alba, mientras que la gente del libro por la estrella del atardecer. Esto provocó la separación de las enseñanzas de la diosa por dos vías distintas para llegar al maná. Unos siguieron la vertical (camino oscuro) y otros la horizontal (camino blanco). Unos se iniciaron en el ermitaño que conduce a Venus del alba y otros por el camino del padre que conduce a Venus del atardecer a través del trébol de cuatro hojas, sin saber que esto los alejaría de la unificación de los pueblos.

Mucho tiempo tuvo que transcurrir para que ambos pueblos renazcan en un solo pueblo. La nueva Jerusalén. Mucho tiempo tuvo que pasar para que estos pueblos dejen de ser extraños y se reconozcan dentro de la consciencia de la Luz Una. De la cual nunca debieron separarse.

El libro en blanco de las profecías de Nostraduamus, ya no estará sin escribir, porque al reconectarse los códigos genéticos, se unifican lo de arriba con lo de abajo, volveremos a nuestro estado natural, a nuestra condición humana que conecta con lo sagrado. Volveremos a la reconexión con la diosa, con lo divino femenino a través de las claves universales que fueron perdidas al romperse las cadenas alquímicas (la secuencia fue rota) y que nos mantenían en la ilusión de la dualidad.

El nuevo maná es la consciencia de LUZ UNA, que unifica los mundos sutiles del espíritu con lo denso del plano físico mental y que pertenecen al hijo y al padre en LA UNIDAD. El nuevo maná conecta los dos mundos o vías de la rueda chica y la rueda grande a través del umbral del vacío que se forma al centro de la gran Cruz cómica. El camino del centro que pertenece a la puerta sin puerta, es abierto hacia el vacio cada 13000 años por las energías de la diosa. Este camino es alfa y omega, principio y fin de un gran ciclo cósmico. La energía central de ouraboros cósmico, conecta el cosmos abstracto con el cosmos real, en donde no existe nada y existe todo. En donde la muerte y la vida son solo un punto de partida hacia la ascensión.

En este nuevo maná las claves armónicas destruirán el implante a nivel ADN que separa la consciencia interna de la consciencia externa para reconstruir una nueva semilla libre del implante del maligno (666) y que cortaba el cordón de la secuencia genética entre la gente del amanecer y la gente del libro. La nueva doble hélice del ADN unificará los pueblos del MUNDO en un nuevo árbol de la vida en donde la sabiduría ya no estará separada entre la consciencia interna y la consciencia externa. Toda la sabiduría estará contenida en un solo fruto dorado. La manzana dorada de la Victoria.

La manzana dorada de la mitología griega, es lo más cercano a lo que está ocurriendo en ouraboros. Consiste en conectar de nuevo con las dos cuerdas armónicas de la doble línea del tiempo a través de la cuerda de plata y la de oro presentes en el quinto chacra y que fueron cortadas y luego anudadas para desconectar la mente del tercer ojo (sexto chacra) con el corazón (cuarto chacra). La reconexión es traída por las energías de ouraboros a través de la serpiente de la constelación de Ofiuco (ombligo cósmico) y la cabeza de Hércules, conectando el plexo solar con el templo corona (chacra corona).

Sin embargo, para llegar a la corona de hércules, ouraboros se divide en dos fases; primero hay que conectar el templo del corazón con el tercer ojo. Es decir la glándula timo con la pineal. La segunda fase consiste en El trabajo de Hércules, es decir su energía se encarga de reconectar el sol central con el ombligo de la tierra a través de ofiuco. La doble cuerda del tiempo funciona como puentes de ascensión, la cuerda de oro es la que lleva directo a planos superiores a través de la música de las esferas.

la cuerda de oro es reconstruida a través del canto de la diosa, abriendo el quinto chacra se conectan las armónicas de la doble cuerda para así conectar la mente con el corazón., abriendo el sexto y el cuarto chacra.

Hércules sostiene las dos columnas del templo que representan la dualidad de la estrella del atardecer correspondientes a la unificación de la rejilla externa de la tierra con los mundos internos, pero esas dos columnas están desconectadas de las dos columnas que sostienen los templos que representan a la estrella del alba, por falta de la secuencia que unifica la cuerda de oro con la cuerda de plata. Con la cuerda de plata la energía de ofiuco se conecta a la luz de la consciencia interna (estrella del alba) y con la cuerda de oro se conecta a la luz de la consciencia externa (estrella del atardecer).

Tejiendo de nuevo el cordón de oro la consciencia externa se vuelve a unificar con la consciencia interna, en una sola estrella de luz. En un nuevo árbol florido que dará el fruto dorado de la sabiduría. Este fruto nunca debió ser cortado del árbol central. Atenea se encarga de volverlo a su sitio por medio del canto de la diosa.

Al ser rota la cuerda de oro se nos condenó a vivir dentro de la dualidad en la desconexión de ambas Venus que forman una sola mente o consciencia de luz. Se nos forzó a vivir dentro del maná de la semilla blanco y negro de ouraboros, la cual pertenece a la dualidad del UNO en su forma divisible, en donde la consciencia que procede de la Iluminación es parcial y no total.

Con el nuevo maná, volveremos a unificar el cielo y la tierra, volveremos al paraíso terrenal a través de la reconexión con Ouraboros cósmico. Los pueblos de la gente del libro y del amanecer serán un solo pueblo de la sabiduría en la consciencia Unificada de la Luz UNA.

Kokul ‘al


Temas Relacionados:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate

KOKUL'AL QUETZALCOATL EL COMETAAVE ENVUELTA EN LLAMAS

Google+ Followers